¿Contra Schmitt? Modelos de alteridad para la convivencia