¿Sienten los algoritmos sus cuerpos eléctricos? Reflexiones sobre el trabajo vivo a partir de San Junipero